Ética y procedimiento profesional para intérpretes de lengua de señas

VivianaPor Viviana Burad.

Mendoza, 2005.

Sección: Libros.

INTRODUCCIÓN. DEONTOLOGÍA PARA INTÉRPRETES DE LENGUA DE SEÑAS.

Mediante el desarrollo de este trabajo se intenta enunciar y definir algunos principios éticos elementales que hacen al ejercicio profesional de los intérpretes de lengua de señas con el objeto de motivar la reflexión de quienes integran este ámbito de trabajo. Así como cada profesión tiene su ethos, su ideal ético de ejercicio laboral y su modelo de profesional, esta área de trabajo necesita poseerlo también teniendo en cuenta que esta labor se encuentra actualmente transitando por un período de cambios, -no solo en la República Argentina sino también en otros países del orbe-, que oscila entre el voluntariado, el desempeño empírico y la formación sistemática y titulada. Este estudio ético sobre el intérprete y la interpretación del binomio lengua de señas – cultura sorda / lengua hablada – cultura oyente y viceversa, pretende brindar una orientación para poder discriminar, analizar y explicar, dentro de los parámetros de esta ciencia, lo correcto de lo que no lo es, procurando reflexionar sobre la moralidad y tratando de mencionar cuáles son las bases elementales sobre las que necesita apoyarse el intérprete para tomar decisiones y analizar el estatus moral de las acciones dentro de este campo de trabajo, sean propias o no, determinando el deber ser en vista a la concreción de fines supremos. Pero esta proposición acerca de una teoría ética y de procedimiento profesional es solo iniciática ya que se avizora la necesidad de continuar desarrollando y ampliando la temática en estudio.

Por un lado, la ética general tanto como la deontología no son puramente teoría, sino que se asientan sobre bases teórico prácticas. De allí, la importancia de volcar sus principios a la vida del trabajo y para que ello suceda, primeramente hay que conocer los principios que estas sustentan, analizarlos, debatirlos, aprenderlos, internalizarlos y aprehenderlos en lo más profundo del ser profesional para poder exteriorizarlos cotidianamente. Aunque se advierte que lo que se expondrá a lo largo de este texto, de ningún modo adquiere carácter obligatorio para ningún intérprete, ya que esta teoría busca ser solo una guía para el ejercicio profesional y un punto de partida para reflexionar entre colegas con el solo fin de velar todos juntos por la virtud en esta delicada labor que compete a los intérpretes de lengua de señas.

Por otra parte, tanto filósofos, sociólogos como eticistas han considerado la importancia y transcendencia de esta materia ya que los deberes profesionales constituyen una de las cuestiones más destacadas de la Filosofía Moral. Si bien la Ética está presente en toda actividad laboral, cobra mayor relieve en el desempeño de actividades en las que se brinda un servicio a otros seres humanos. De acuerdo con Paul Ricoeur (2005), la traslación entre lenguas y culturas en sentido genérico, y específicamente en este caso, la interpretación en lengua de señas – cultura sorda / lengua hablada – cultura oyente, no plantea únicamente un trabajo intelectual teórico o práctico, sino un problema ético. En el mismo sentido, entiende también Rosana Famularo, que la Ética se presenta como el fundamento de la conducta profesional de los intérpretes de lengua de señas, para que la integridad y la honestidad sean los cimientos de la relación que debe mantener el intérprete con las comunidades oyente y sorda (Famularo. En: Burad, 2005).

No obstante estos conceptos, existen varios interrogantes a debatir. ¿Cuál es el ideal ético de la interpretación en lengua de señas – cultura sorda / lengua hablada – cultura oyente que se requiere? ¿Cuál es el modelo de intérprete que se necesita en la actualidad? ¿Qué pretenden de él las personas sordas? ¿Qué buscan en él las personas oyentes? Al menos algo deviene seguro: la intención de que este trabajo incline la inteligencia y la voluntad de los futuros intérpretes o de aquellos colegas que se encuentran actualmente en funciones, hacia el estudio y la reflexión de las normas éticas y de procedimiento profesional y se convierta en tema de análisis permanente dentro de este grupo profesional.

Pero antes de ingresar en la cuestión principal, conviene delimitar el campo en estudio mediante cuestiones meramente definitorias sobre los conceptos de ética, deontología y profesión (Capítulo I) para introducirse después en el análisis de los principios éticos fundamentales adaptables a la cuestión en estudio (Capítulos II, III, IV) abordando finalmente una breve conclusión (Capítulo V). Por otra parte se advierte al lector que en este texto encontrará constantes referencias al articulado del Código de Ética y Procedimiento Profesional para Intérpretes de Lengua de Señas (Burad, 2001). Éste ha sido integrado a este trabajo en un apéndice ubicado en la parte final para que pueda ser consultado a medida que se haga necesario.

CAPÍTULO I ¿Qué es la ética? … “

Leer más …descargar PDF (1,2 MB)

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *