Las personas sordas como minoría cultural y lingüística

Por Oscar Pérez de la Fuente[1] [2],

Madrid, 2014.

Sección: Artículos, cultura sorda.

Resumen: El modelo médico de la discapacidad busca re- habilitar al deficiente auditivo. Se considera que son en- fermos que requieren normalización o asimilación con el resto de la sociedad. El modelo social de la discapacidad que se basa en la igual dignidad de todas las personas y en que las causas de la discapacidad son sociales. Se con- cibe la discapacidad en positivo y que las personas sordas pueden aportar mucho a la sociedad. En este contexto, el artículo analiza si las reivindicaciones de las personas sordas pueden considerarse como las de una minoría cul- tural y lingüística.

Palabras-clave: personas sordas, modelo rehabilitador, mode- lo social, minorías, cultura, derechos culturales

Deaf People as a Cultural and Linguistic Minority
Abstract: Medical model of disability searches for reha- bilitating those who have hearing impairment. It’s con- sidered that they are ill people that require normalization or assimilation to the rest of society. The Social model of disability is based on equal dignity of all people and that the causes of disability are social. Disability is conceived in a positive way and deaf people can contribute a lot to the society. Under this context, this paper analyses if the claims of deaf people could be considered as coming from a cultural and linguistic minority.

Keywords: deaf people, rehabilitative model, social mod- el, minorities, culture, cultural rights

  1. Una minoría silenciosa y silenciada

Ponerse en el lugar del otro es un interesante ejercicio que recomiendan algunas éticas de base universalista. Situados cómodamente, o parcialmente excluidos, del mítico canon del hombre blanco, propietario, cristiano, heterosexual, diestro, capacitado y saludable, este ejercicio frente a la alteridad es algo poco habitual, pero comporta un apreciable aprendizaje moral. En este sentido, rara vez se plantea que una parte fundamental de la comunicación humana se basa en la trasmisión de sonidos, que se articulan en la forma de lenguaje oral. Existe una minoría de personas que tienen algunos inconvenientes con esta forma de comunicación humana. Como afirma Rodríguez, es una comunidad “silenciosa” y al mismo tiempo “silenciada” (Rodríguez, 2005, 157). El mítico canon tiene como supuesto –indiscutido- que las personas son oyentes y la sociedad debería organizarse bajo este supuesto. Leer más. Descargar artículo: PDF, 290 KB).

Notas:

[1] Acerca del autor: Dr. en Educación. Universidad Carlos III de Madrid. Su web personal es http://www.webphilosophia.com/oscardelafu.html

[2] Este artículo se enmarca en el Proyecto Consolider-Ingenio 2010 “El tiempo de los derechos” CSD2008- 00007. Y en el Proyecto DIS-CAPACIDAD, IN-DEPENDENCIA Y DERECHOS HUMANOS DER 2011-22729 del Ministerio de Ciencia y Tecnología de España. Publicado originalmente en DILEMATA año 6 (2014), no 15, 267-287 ISSN 1989-7022.

 

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *