Reseña del libro “Del pescador y su mujer” (DDR, 1981)

Alejandro OviedoPor Alejandro Oviedo,

Berlín, 2015.

Sección: Reseñas.

Reseña de
Asociación de Sordos e Hipoacúsicos de la República Democrática Alemana (1981)  Vom Fischer und seiner Frau. (Del pescador y su mujer) Berlín: Kinderbuchverlag, 192 págs.

 

Dedico esta reseña a Viviana Burad,
por sus esfuerzos para reconciliar a los sordos con la lectura.

Resena_del_pescador_y_su_mujer_1981_Portada

En 1981, en ocasión del Año Internacional de la Discapacidad, publicó este libro la Asociación de Sordos e Hipoacúsicos de la República Democrática Alemana (GSVDDR, según sus siglas en alemán). Es un libro de cuentos escrito en alemán, dirigido a niños sordos. Lo que hay de especial en él es el tratamiento que se le da a los textos, que son simplificados y ricamente ilustrados, para hacer sencilla su lectura.

Esto es explicado por el Presidente de la GSV‐DDR, Ernst Liehr, en la presentación del libro:

El sastrecillo valiente, Juan de la suerte, Cenicienta y Blancanieves son historias que conocemos y amamos. Nos llevaron en la infancia a crear un mundo nuevo, y nos ayudaron a aprender a leer.

Al niño con deficiencias auditivas –y lo mismo puede aplicarse a todos los niños con dificultades para leer o aprender – le resulta muy difícil comprender un texto redactado de modo complejo. Muchas palabras desconocidas y giros idiomáticos dificultan la comprensión de las palabras escritas a ese grupo de niños, y los llevan a perder rápidamente el gusto por la lectura.

La adaptación es una forma de hacer comprensibles los libros al niño sordo que dispone de un limitado vocabulario. El texto se simplifica, se usan oraciones simples y se incluyen numerosas ilustraciones para despertar el interés de los niños y hacerles más fácil el procesamiento de textos largos.

Para Liehr, esto conduciría necesariamente a que los pequeños lectores se animaran más adelante a abordar otras lecturas.

El contenido del libro

Hay en el libro 31 cuentos, la mayoría de los cuales provienen de la tradición alemana recogida por los hermanos Grimm: La liebre y el puercoespín, Blancanieves, Del pescador y su mujer (cuento que da nombre al libro), El sastrecillo valiente y varios más. Pero se incluyen también cuentos tradicionales de muchas otras culturas. Encontramos allí relatos rusos, noruegos, africanos, armenios, árabes, de los aborígenes americanos, japoneses, chinos, mongoles. Una rica selección de historias de la literatura mundial.

Una página del libro, correspondiente al cuento ruso “El bebé de nieve”
Una página del libro, correspondiente al cuento ruso “El bebé de nieve”

Cada historia es acompañada por grabados a blanco y negro (de los que se muestra uno arriba) y ricas láminas a color, como la que se muestra en la página siguiente:

Lámina del cuento africano
“la muchacha del huevo de avestruz”
Lámina del cuento africano
“la muchacha del huevo de avestruz”

Para que el lector se haga una idea del modelo de redacción que sigue el libro, voy a traducir algunas líneas del comienzo de Blancanieves:

Había una vez. En un lejano país vive una reina bella, joven. Una vez en invierno se sienta en la ventana y cose. La ventana está abierta. Entra viento fresco y frío. Afuera hay nieve. El marco de la ventana es de madera negra y lisa. La reina se pincha un dedo con la aguja. Tres gotas de sangre caen sobre la nieve.La reina piensa: quiero tener un bebé, blanco como la nieve, rojo como la sangre y negro como la madera (pág. 9).

Del mismo tenor son todos los textos del libro.

Se añaden también, como dije antes, numerosas citas a pie de página, en la que se aclaran de modo sencillo y contextualizado palabras de uso poco común o de origen extranjero. Un ejemplo de estas notas, tomado de “El gato con botas”:

Bigote: el bigote son pelos largos que el gato tiene a la derecha y a la izquierda de la nariz (pág. 53)

Y uno más, tomado de un cuento armenio:

Cónyuge: el cónyuge es el esposo (pág. 154)

Al final del libro se incluye una lista de las formas en pretérito de todos los verbos irregulares usados en los cuentos, para que los lectores puedan recurrir a ella en el caso de no conocer alguna de esas formas.

Comentario final

Este libro, según he sabido de sordos berlineses que conozco, no era un caso único.

En la República Democrática Alemana, un país que ya no existe, y del cual pareciera quererse borrar todo recuerdo, fueron las asociaciones de sordos bastante activas en la promoción de la lectura, y para ello realizaron numerosas publicaciones, no pocas de ellas dirigidas a los niños de las escuelas.

Esta técnica de simplificación de textos, que es llamada en el libro “adaptación”, es promovida hoy como política oficial de la Unión Europea. En Alemania se aprobó en 2002 una ley federal, llamada “Ley Federal para la Equiparación de Oportunidades” (Bundesgleichstellungsgesetz) que exige a las entidades públicas hacer versiones adaptadas, es decir, simplificadas para hacer accesible su lectura, de todos los textos legales o de interés para la población con problemas de lectura. En el año 2007, la Convención de las Naciones Unidas para los Derechos de las Personas con Discapacidad (leer al respecto) consagró la producción de textos de fácil lectura como una herramienta para garantizarles a las personas con problemas de lectura (entre quienes cuentan la mayoría de los sordos prelingüísticos) el acceso a la información escrita.

La idea de esta ordenanza es que no haya barreras para acceder al contenido de textos importantes para la población con problemas de lectura. Entre esta población se cuenta a los escolares, a los sordos, a las personas con limitaciones de memoria, a las personas con retardo y, no menos importantes por su volumen, a los inmigrantes.

Aunque la mayor parte de dependencias del gobierno han sido lentas en acatar esa ley, ya va haciéndose común, al visitar las páginas web de ministerios y otras dependencias públicas alemanas, encontrar junto a los textos principales enlaces que permiten acceder a versiones simplificadas. En alemán se ha dado el nombre de “lengua liviana” o “fácil” (leichte Sprache) a estas versiones[1]. Como vemos, se trata de una iniciativa muy similar a la que este libro que estoy reseñando ya se proponía en 1981.

Notas

[1]En Cultura Sorda hemos dispuesto asimismo una sección para publicar textos de “lectura sencilla”, que es como denominamos este tipo de materiales. Invitamos a visitar la página Lectura sencilla.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *