La primera carrera universitaria nacional para la formación de Intérpretes de Lengua de Señas Argentina – Español

VivianaPor Viviana Burad,

Mendoza, 2009.

Sección: Artículos, interpretación.

 

Introducción.

A partir de la década de 1980 la Federación Mundial de Sordos comenzó a reclamar dos cuestiones, entre otras muchas relacionadas con los derechos.

Por un lado, intérpretes de lengua de señas con formación académica reconocidos profesionalmente. Por otra parte que la comunidad sorda tuviera acceso a sus servicios en todos los niveles educativos y en diferentes situaciones y contextos -administrativos, judiciales, legislativos, sociales-. En tercer lugar que esos servicios de interpretación fueran sin cargo para las personas sordas, es decir que los honorarios o salarios correspondientes fueran solventados económicamente por los Estados.

Esto provocó que la interpretación en lengua de señas – cultura sorda / lengua hablada – cultura oyente paulatinamente fuera transitando cambios en varios países del mundo, cuyo origen fue el voluntariado y el desempeño empírico hasta llegar a la formación académica y titulada.

Este proceso de transformación, entonces, es el efecto de los movimientos del colectivo sordo que pretende participar socialmente dentro de la comunidad oyente y contar con servicios de interpretación de calidad. Pero también es consecuencia del movimiento de personas oyentes vinculadas a la población sorda y de los intérpretes voluntarios y empíricos.

Así, este tipo de mediación lingüística y cultural va tomando paulatinamente un nuevo estatus a la vez que requiere de un nuevo paradigma relacionado con la profesionalización.

Más aún. A raíz de la participación de la comunidad sorda en el mundo oyente -que va en aumento-, conlleva la necesidad de contar con servicios de interpretación no solo en calidad sino también en cantidad.

Brevísimo relato sobre la creación de la primera carrera universitaria para la formación de intérpretes profesionales de Lengua de Señas en la República Argentina.

Hace varios años atrás, en 1999, … (continuar leyendo. Descargar PDF, 377 KB)

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *