El audismo

VivianaPor Viviana Burad,

Mendoza, 2010.

Sección: Artículos, cultura sorda.

 

El audismo es un neologismo creado en la década de 1970 por el profesor sordo Tom Humphries. Este término, que no figura en los diccionarios aún, parece tener en la actualidad varias acepciones y usos.

Por una parte, el audismo hace referencia a la discriminación negativa o arbitraria o a la marginación sufrida por las personas sordas a lo largo de la historia hasta la actualidad y las consecuencias de esas experiencias negativas también que han deteriorando su autoestima de manera individual y colectiva.

Designa también la actitud de una persona oyente que se considera superior basándose en su capacidad de oír. Se considera una postura que estigmatiza a las personas sordas o bien significa las expectativas de que los sordos se conviertan en oyentes. Puede entenderse también como la prohibición de usar la lengua de señas imponiendo la oralización y el uso de implantes cocleares, entre otras situaciones.

Por otra parte, la palabra audista, -que tampoco está en los diccionarios hasta ahora-, refiere a las personas sordas que se comportan como personas oyentes o a aquella persona, -sea oyente o sorda-, que cree que actuar como un oyente es mejor y por esta razón, hay que imitarla. Dentro de un contexto específico, algunos sordos señantes la utilizan para dirigirse a los sordos oralistas.

El audista, entonces, es la persona que argumenta, acciona y reacciona a favor del audismo.

La explicación del audismo en Argentina

Los días 23 y 24 de Noviembre de 2002, los líderes sordos de la Confederación

Argentina de Sordomudos, organizaron el Primer Congreso Nacional de Sordos en la Facultad de Ciencias Sociales en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, al que asistieron aproximadamente mil trescientas personas. Entre los invitados extranjeros de la Universidad de Gallaudet, Estados Unidos, se encontraba en carácter de disertante sordo, el doctor Benjamín Baham.

Baham es especialista en estudios sordos, lengua de señas norteamericana, literatura, lingüística y estudios culturales. Por su capacitación se encuentra a cargo del Departamento de ASL, -American Sign Languague-, y estudios sordos de Gallaudet.

En esta oportunidad, explicó que su padre nació sordo en 1919 y se comunicaba en lengua de señas y que él consideraba negativa esta situación mientras que su madre hipoacúsica, hablaba como los oyentes y por esto pensaba que era mejor.

Sus abuelos paternos eran oyentes y tener un hijo sordo los desconcertó. Lo mandaron a una escuela oralista. Se trataba de una familia de clase alta y cuando su padre era niño y llegaban visitas, lo mandaban al dormitorio para que no lo vieran porque sentían vergüenza de tener un hijo sordo. Así fue que el padre de Benjamín Baham creció con la sensación de que ser sordo era algo fuertemente negativo.

En esa oportunidad el doctor Baham explicó lo siguiente:

“ … Cuando yo nací, mis padres me trataron como a un bebé normal, con costumbres de oyentes. Al descubrir mi sordera mi padre pensó que lo mejor era que aprendiera de mi madre, que hablaba bien y se integraba a la sociedad. No quería que fuera como él, que usaba señas, ya que esto se consideraba como subnormal. Así es que yo crecí imitando a mi madre.

Cuando entré a la escuela vi que había dos grupos separados: los que hablaban oralmente y los que sólo usaban señas. Esto sucedía dentro de la misma escuela. A los que hablaban, se les enseñaban las materias para que al crecer fueran normales mientras que a los que usaban señas se les enseñaban trabajos manuales, como carpintería, zapatería. Yo le di la razón a mi padre en el sentido de que quería que imitara a mi madre para progresar.

Al terminar la escuela, en la fiesta de graduación, di un discurso oralmente, no señaba. Y ahí estaba mi padre, mirándome orgulloso de que yo pudiera hablar porque él aún sentía que hablar con señas no era bueno.

Entré a la Universidad de Gallaudet y durante mi último año como estudiante, empezaron a buscar sordos, hijos de padres sordos, para realizar investigaciones. Pagaban un sueldo, así que acepté. Investigaban las lenguas del sordo. Fue en la época en la que se descubrió que la lengua de señas es un idioma que tiene su estructura propia, gramática, términos, expresiones, una lengua completa que conforma un sistema y así se abrieron las puertas a la lengua de señas.

Entonces recordé mi infancia cuando me decían que no hablara con las manos, que eso era para monos, que hablar y escribir era sinónimo de inteligencia.

Volví a casa y conversando con mi padre, pude comprobar lo investigado. Él tenía un vocabulario más completo que mi madre, que no hablaba con señas, mientras que ella usaba un vocabulario reducido.

Ahí entonces se invirtieron las cosas: mi padre era más inteligente que mi madre. Al hacer un repaso de las situaciones vividas, decidí entrar al mundo de las investigaciones. Me di cuenta que la lengua de señas es fuerte.

Mucha gente, al ver a los niños sordos y no entenderlos, decidieron imponerles la lengua propia: la oral. Dejaron de lado la lengua de señas porque no la entendían. Así, enseñaron el oral año tras año, siempre, desde hace cien, doscientos, trescientos años hasta ahora, sin buenos resultados. ¿Cuál era el problema entonces? El oralismo.

Con las investigaciones me di cuenta de lo equivocados que estaban pero ¿cómo cambiarlos? Seguí investigando y repasé todo lo que me habían dicho desde niño. Que la lengua de señas es mala y el oralismo es bueno. Entonces encontré una palabra: audismo. Es un nuevo concepto que les explicaré y que fue creado en 1975.

Es aquella persona que cree que el oyente es mejor. Que imitar al oyente es mejor. Como, por ejemplo, las escuelas separadas por sexos es sexismo. El racismo es creer que el blanco es mejor que el negro. La creencia que lo del oyente es mejor que lo del sordo es audismo. Con esa palabra, -audismo-, puedo explicarles a todos lo equivocados que están. Mirando en mi pasado, cuando creía que mi padre, hablando con lengua de señas, era malo y mi mamá, oralmente, era mejor, me di cuenta que yo también era audista. Todos los sordos que piensen así son, fuertemente, audistas.

Yo estudié, progresé, investigué y, al final, podía decir que había desterrado mi audismo, pero no, ¡me agarró otra vez! Al nacer mis hijos, que son sordos, otra vez me agarraron las dudas, confusiones, recuerdos de mi infancia, sobre cómo educarlos… ¿cómo pudo pasar eso? Llegué a la conclusión de que es por la sociedad que nos rodea. ¡Estamos en medio de profundos audistas!

Entonces yo decidí inculcarles a mis hijos la confianza en si mismos. No tienen vergüenza de hablar con señas sino que se largan con todo. Mis hijos tienen más confianza que yo cuando era niño. Yo sé que cuando crezcan, las costumbres de la sociedad va a influir en ellos y tratar de hacerlos dudar pero ahora existe una palabra para que puedan defenderse y enfrentar el problema: audismo. ¿Hay sordos que estudian al sordo en Argentina? ¿Universidades? ¡Lo necesitan! ¡Deben tener carreras universitarias que investiguen al sordo!

Hace unos veinte o treinta años las mujeres empezaron a estudiar sobre las mujeres, los negros sobre los negros, se crean diversas carreras de investigaciones al ser humano ¿para qué? Para mejorarse. La gente que estudia a un determinado grupo, al que pertenece, puede aprender sobre quiénes son. Todos somos humanos y diferentes. Las mujeres que investigan a las mujeres pueden aportar conocimientos para mejorarse así como el sordo que investigue a los sordos puede descubrir qué es lo que necesita realmente.

Hay diferentes maneras de investigar. Una puede ser investigar el audismo.

Otra, es investigar la forma de vida de los sordos.

Se necesitaría cambiar ese punto de vista: lo auditivo por lo visual. ¿Cómo nació la lengua de señas? ¡Por lo visual! Necesitamos cambiar el mundo del “no escucho” por el mundo del “veo”.

Un ejemplo: un niño sordo que vive en medio de una familia oyente y sin contacto con ningún otro sordo ¿cómo hará para comunicarse? ¡Inventará señas! Simplemente porque las ve. La forma de vida del sordo es ver la vida.

En Argentina hay muchos hijos oyentes de padres sordos que se juntan con sordos ¿por qué sucede eso? Porque es una manera diferente de ver la vida.

Diferente a su mundo de sonidos. A ellos también se los debe investigar. El tema a investigar es: lo visual. Otros temas de investigaciones son las proyecciones del sordo a futuro, el implante coclear, el audífono, el ADN de la sordera. Los científicos ya descubrieron el mapa del genoma humano (ADN) y ahora están investigando para encontrar la ubicación de cada uno de los diferentes rasgos humanos. Y cuando lo encuentren, seguramente reemplazarán los defectos congénitos por los buenos. Ello conllevará a que desaparezcan los sordos. ¡El implante coclear no soluciona la sordera, seguirán siendo sordos! Pero el ADN sí lo cambiará. Entonces ¿para qué enfocarnos en los derechos para sordos? Mejor cambiemos ese enfoque por el derecho de lo visual.

 Un oyente que aprende lengua de señas ¿para qué lo hace si puede escuchar?

Lo hace porque es otra forma de vivir la vida. Es visual y ellos también pueden verlo y entenderlo. De todos los temas de investigaciones que les dí hoy, yo les recomiendo especialmente uno, que es el más importante ahora: investigar el audismo. ¿Por qué los sordos deben llegar a ser como el oyente? ¿Por qué resignar al sordo? ¿Quién les da la información de que se deben parecer al oyente? La escuela, con sus cuentos de que el oyente es mejor que el sordo.

Cada uno de ustedes deben investigar el audismo que llevan adentro para poder ser más fuertes y poder sostener la pirámide. Si siguen discutiendo entre oralismo y lengua de señas, la pirámide tambaleará y no será fuerte. Ustedes deben decidir entre tener una Argentina para los sordos o una Argentina para los oyentes. Si la Argentina está afiliada a la Federación Mundial de Sordos entonces debe tener claridad en esto: ¡la lengua de señas es lo mejor!

Yo he visto que acá, en Argentina, hay muchos oralistas por eso les recomiendo la investigación del audismo. ¿El oralismo es un error? No. El error es creer que el oralismo es mejor que la lengua de señas. Los dos son iguales.

Un sordo que hable con señas es igual de inteligente que un sordo oralizado.

 Yo no les digo que ustedes están equivocados sino que ustedes deben investigarse. Les voy a decir otra cosa: si quieren cambiar la forma de vida ¡luchen! Si no quieren luchar entonces deben aceptar ser sometidos para siempre. Es hora de que entiendan y cambien. Trabajen para progresar. ¡No se resignen! …”

Así fue que el doctor Benjamín Baham explicó y tematizó el audismo en Argentina.

Stop audismo

Por otra parte, en el blog Stop Audismo http://stopaudismo.blogspot.com pueden observarse videos señados de personas sordas españolas que brindan su testimonio sobre algunas situaciones de audismo. Algunos de ellos han sido traducidos a la lengua española escrita y se transcriben a continuación.

“ … Estuve trabajando en una empresa donde todos los trabajadores eran oyentes y se pasaban el día hablando. Yo iba a lo mío, a mi trabajo. Un día mi jefe contrató a una persona sorda como yo y me alegré. Pasábamos la jornada señado mientras trabajábamos y mi jefe nos llamó la atención para que dejáramos de señar. Mis compañeros oyentes se pasaban todo el rato hablando y el jefe nunca les ha dicho nada. Me sentí marginada. … ”

“ … Cuando estaba en el Bachillerato había una conferencia interesante a la quería acudir, para ello necesitaba el servicio de intérpretes de lengua de señas, ya que soy una persona sorda, y me dijeron que sí. Al llegar el día, acudí y pregunté por el intérprete, me dijeron que no había y me dieron unos papeles. Me hubieran avisado antes y así no hubiera ido. …”

“ … en un avión le tocó (a una persona sorda) sentarse justo al lado de la puerta de emergencia. Vino la azafata y le dijo que no podía sentarse en este sitio porque al no oír, en caso de emergencia no se enteraría. Mi amigo cedió el asiento y vio sentarse en su lugar a una persona baja y muy anciana. ¿Ella hubiera podido abrir la puerta de emergencia? … “

“ … En una reunión familiar, en la que todos son oyentes y yo la única sorda, se pasan todo el rato hablando y yo preguntando qué dicen. Al final, me explican todo de forma resumida y breve y esto me enoja. ¿Qué se creen que soy? … “

“ … A los diecinueve años comencé a trabajar en un lugar donde tenía cuarenta compañeros oyentes y yo era el único sordo. Esperaba que al cabo de uno, dos o tres años me ascendieran, pero al final estuve trabajando en la misma categoría durante diecisiete años mientras que mis compañeros oyentes, que tenían la misma función que yo, siempre ascendían. Al final logré el ascenso de categoría y me subieron bastante el sueldo. … ”

“ … Cuando me dieron el horario de asignaturas en un instituto de integración, descubrí que había más horas de lo normal que resultaron ser clases de apoyo para personas sordas. Mis compañeros oyentes no tenían este tipo de apoyo entonces decidí prescindir de estas clases. La respuesta fue que si quitaba estas clases también me quitarían el servicio de intérpretes. …”

“ … Mis padres son sordos y yo soy sorda. Nací y crecí en un pueblo pequeño donde nos conocemos todos. A los veinte años quería independizarme y me fui a Madrid, a vivir, a trabajar. Un tiempo después fui a visitar a mi familia. Fuimos de compras y un conocido me dijo: – “¡Cuánto tiempo! ¿Dónde has estado?”, a lo que respondí: – “Vivo en Madrid”. Me dijo: – “Estás loca, no puedes haberte ido, ¡por favor! “. Entendí lo que pensaba esta persona, que por ser una persona sorda no puedo irme fuera y debo quedarme en el mismo lugar. …”

“ … Mientras trabajaba en una empresa un compañero oyente me propuso que fuésemos socios de nuestra propia empresa. Acepté encantado porque sería muy positivo para mí como persona sorda. Una vez creada, empezamos a trabajar. Mi compañero contactaba con otras personas y yo le pedía que me dijera algo porque quería enterarme. Él contestaba que luego, que esperase un poco. Pasaba el tiempo y volvía a preguntarle de qué hablaba y él me respondía lo mismo, que esperase un poco. Después cuando podía decirme algo me lo decía en un segundo, algo raro cuando había estado horas hablando. … “

“ … Cuando me trasladé a Madrid buscaba un piso y encontré uno. Anoté el número de teléfono y mi madre, que es oyente, llamó preguntando si había una habitación libre. La dueña contestó: – “Sí, por supuesto”. Cuando mi madre le comentó que era para su hija sorda, la dueña dijo: -“¿Sorda? (silencio) Te llamo por la tarde para confirmarlo”. Pasamos la tarde esperando su llamada, así que le llamamos de nuevo y al final nos dijo que la habitación ya estaba ocupada.… ”

“ … Fui al médico con un intérprete de LSE pero el médico no le dejó entrar argumentando que el intérprete no respeta la información confidencial. Le explique que es un profesional y sin intérprete ¿cómo me entero de lo que me dice? Me dijo que le leyera los labios, pero no entendía nada y por escrito tampoco porque tenía una caligrafía profesional muy rara. Al final le dije: “Sin intérprete ¿quién será el responsable en caso de que surja algún problema? Tú, lógicamente. El intérprete es una solución válida”. Al final conseguí que el intérprete entrase. … “

“ … Me acuerdo que sobre el año 1972, yo era estudiante y es costumbre española que en la época navideña ofrezcan trabajos a estudiantes desde diciembre hasta después de los Reyes. Entonces con mi hermana María José y mi madre fuimos a ver si había algo para nosotras. Estábamos en una sala de espera y un director gerente que contrataba a las personas llamaba una a una.

Cuando fue mi turno le dije que era una persona sorda y que podía trabajar empaquetando regalos, sin necesidad de trabajar atendiendo al público. El hombre dijo algo muy fuerte que me dejó muy asombrada: – “Si yo te contrato para trabajar aquí, la empresa me echa.” Esto significa que la empresa prohíbe contratar a personas sordas. … “

“ … Esto ocurre frecuentemente en los exámenes, cuando una persona sorda saca una nota más alta que sus compañeros oyentes es difícil que éstos lo acepten. Le dicen a los profesores que es imposible y deducen que ha sido por

“enchufe”. ¿Esto significa que las personas oyentes deben superarnos? No, esto no tiene nada que ver, ya que cada persona tiene sus capacidades. … 

“ … en un colegio estaban un niño sordo y un niño oyente peleándose, entonces una profesora fue corriendo a separarlos. El niño oyente, al hablar, captó toda la atención de la profesora mientras que el niño sordo intentaba señar pero la profesora consideró suficiente la versión del niño oyente ¿Por qué el otro niño es sordo? … “

Una persona sorda trabajaba “ … en una empresa en la que todos sus compañeros eran oyentes. Un día, en el trabajo se estropeó una máquina por culpa de un compañero oyente. El jefe responsabilizó de esto a mi amigo sordo, porque le parecía imposible que hubiera sido una persona oyente. …”

Audismo – Oyentismo

El audismo, entonces, es la creencia basada en que hablar tiene una jerarquía superior a señar, que las personas oyentes son superiores y que la sociedad mayoritaria, de manera exclusiva y excluyente, es quien establece las normativas que debe seguir el grupo minoritario sordo.

Por otro lado, el término oyentismo, fue acuñado por el doctor Carlos Skliar en Argentina, durante la década de 1990, como una forma de definir las prácticas discursivas y los dispositivos pedagógicos colonialistas, donde el ser, el poder y el conocer de los oyentes constituyen una norma, oculta o evidente, para decidir y controlar la situación de las personas sordas, excluyendo lo que estas últimas piensan o sienten.

El oyentismo hace referencia también a imposición de la lengua oficial hablada,

la minorización de las personas sordas y el amordazamiento de su cultura en la escuela. Quizás, el oyentismo, pueda entenderse como sinónimo de audismo.

El audismo al descubierto

Al respecto, existe un documental denominado “Audismo al descubierto” relatado por Michael Stein, un abogado sordo de la National Association of the Deaf de Estados Unidos. Este film pone en evidencia situaciones de audismo en el mundo. Contiene experiencias de la vida real de las personas sordas de distintos niveles sociales y educacionales, distintas razas y países, mostrando cómo esta forma de opresión ha causado daños, perjuicios y prejuicios.

Es decir que este documental difunde la realidad que viven los sordos a través de las profundas cicatrices emocionales que les ha causado la discriminación negativa o arbitraria.

Fue dirigido y producido por H-Dirksen Barman con Benjamin Bahan y Facundo

Montenegro en Estados Unidos. Su duración es de una hora y está realizado en lengua ASL -American Sign Languague- y subtitulado en inglés.

Por otra parte, en los siguientes links pueden observarse algunas opiniones de personas sordas tematizando el audismo:

 

http://www.youtube.com/watch?v=QlIq5b0ap9A&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=4P0pv0G8_X4

 

En síntesis

De todo lo expuesto puede deducirse que el audismo es aquello que los sordos no quieren para su vida individual ni grupal.

Durante siglos muchas personas oyentes han buscado su normalización para convertirlas o hacerlas parecer a los oyentes, rechazando aquello que los sordos aman: su lengua.

Muchas personas sordas sienten que las han minimizado históricamente y hasta la actualidad, desde una mirada y un sentimiento audista, estigmatizador.

Desde las últimas décadas del siglo XX, empezaron a surgir con fuerza colectiva, movimientos sociales en defensa de su lengua, su historia, su cultura y su identidad, que explican, desde el propio discurso señado, su experiencia de ser sordos, al punto de crear neologismos para definir y describir su situación particular.

Piénsese entonces, que si un grupo necesita defenderse, es porque hay otro que ataca.

 

 

Viviana Burad

2010

 

 

 

 

 

Fuentes:

 

Disertación del doctor Benjamín Baham (Gallaudet University) en

http://www.sitiodesordos.com.ar/bahan.htm

Ente Nazionale per la protezione e l´asisstenza dei sordi ONLUS ens.it.

“Audismo” en http://www.ens.it/articolo.asp?ID=1725.

Humphries, Tom en

http://communication.ucsd.edu/PeoplePages/TomHumphries.html

Stop Audismo en http://stopaudismo.blogspot.com

© Este artículo se encuentra protegido por las normativas que regulan el

derecho de autor y de propiedad intelectual. Se autoriza su libre reproducción

siempre que se realice en su totalidad, sin deformaciones ni transformaciones y

se otorguen los créditos respectivos a la autora y a la página

http://www.cultura-sorda.eu en la que se encuentra alojado. No se autoriza la

liberación de este documento de su protección PDF. Viviana Burad.

Un comentario

  1. Patricia Gascón Figueroa said:

    Excelente Articulo, el ser humano por ignorancia, pasa a ser el mayor estigmatizador del ser humano.
    El lenguaje de señas es un instrumento maravilloso de comunicación, es aprender un idioma y sensibilizar tus sentidos, “el ver antes que oír”, es un idioma, y la prueba está en que somos tan tontos los oyentes, porque somos incapaces de comprender y sensibilizarnos.Aprecio muchísimo este articulo, mi hermana es sorda y cada día que pasa veo la necesidad de comunicarme con ella y sensibilizar a la familia para que también lo hagan.

    1 marzo, 2019
    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *